Sólo existen 6 tipos de té. Los demás son combinaciones.

viernes 27 de julio de 2018

Si nos centramos solo en las variedades de té generales, existen 6 y todas se producen de la misma planta, la Camellia Sinensis. Según el proceso de elaboración que se le dé a la hoja, obtendremos un tipo de té u otro: té blanco, té amarillo, té verde, té oolong, té negro y dark teas (Puerh, Heicha y otros post-fermentados)

Para obtener una variedad de té en concreto, hay que trabajar la hoja de una manera determinada, pero esto no es igual en todo el mundo, ni tan siquiera dentro de la misma plantación de té, tiene porque ser así. Imagínate un pequeño cultivo de té con unos cientos de hectáreas para cultivar. El productor decide que en la primavera va a utilizar todas las cosechas para elaborar té blanco por sus cualidades, en verano para hacer té verde y el final de temporada para elaborar té negro. Ya tenemos un solo productor elaborando 3 tipos de tés diferentes en su propio cultivo. Pero puede complicarse más. Imagina que dentro de los tés verdes que va a fabricar decide hacer en lugar del mismo té, 2 tés verdes distintos.

Con el té negro, puede hacer lo mismo. Elaborar un té de hoja rota, un té de hoja entera, un té de brotes. Esto nos da como resultado que un solo productor con su pequeña plantación de té, puede obtener decenas de tipos de té en la actualidad. Contando que hay miles de productores en el mundo, la cifra aumenta en proporción.

VOLVER